Archivo de la categoría: Poesia

Poesía Escogida: Alberto Rojas Jimenez

No encendáis las lámparas…

no encendáis las lámparas
ni me llaméis.
Dejadme aquí sin luces.
Mi alma está mejor en la penumbra.

Ved cómo la sombra maravillosa
envuelve mi frente.
Mirad mis manos,
mirad mi aspecto dulce
y que os oiga decir:
“Dejadlo está soñando,
dejadlo solo, allí sin lumbre”

Otoño

Ven, Otoño.
Entra en mi cuarto.
Como a un antiguo amigo
te estrecharé en mi abrazo.

Todo lo mío será tuyo:
Las rosas, los libros, el piano.

Hasta mi querida, Otoño,
sobre la rosa de su carne
pondrá tu oro pálido.

Y así será tuya.
Tuya y mía, y compartiremos
sus caricias y sus besos cálidos.

Entra, Otoño.
No apoyes tu gavilla de oro
en los cristales.

Entra y espárcela por todo
hasta cubrir mi alma.

Invitación

Querida.
Yo no tengo qué darte.
ni collar ni sortija.
Los Hombres
ya lo han tomado todo.

En mi pobreza
tan sólo el cielo siento
que me abriga.
Un día hasta tú dejarás
de ser mi amiga.

Entonces
quedaré más solo,
desnudo y triste ante la vida.

Anuncios

Calle 10

nací para robar rosas de las avenidas de la muerte.

bukowski.

———-

Calle 10

Abrí esta tumba
y vi el mar tragando olas
y bebí su agua de muerte.

aquí enterraré lo que tengo:
una rosa
un libro
qué sé yo
una mentira piadosa
el vértigo
de la juventud incauta
la melancolía
de ser y no haber sido.
cada palabra
la modestia del verbo
mi andamiaje roto
la angustia que traga
las tardes del otoño
y el frío del invierno.

abriré esta tumba
para ver los despojos
de mi amor muerto.
veré sus huesos dibujando laberintos
y cada uno de sus gusanos
escarbando con ahínco
en cada hendidura
y en cada orificio.

abriré esta tumba
en la calle diez del cementerio
y dejaré para ella
estas rosas que robé
de las avenidas del infierno.

Bernard, soñándote cercana


Fe de Ratas

Fe de Ratas

Ud. cometió un error al decirme
que venía del espacio…
Ud. debería haberme dicho que era
Jesucristo.
Mi versión hubiera sido distinta
su reacción hubiera sido la misma.

Ud. cometió un error al decirme
que ascendía del enigma más profundo…
Ud. debió decirme que era S hiva.
Mi versión hubiera sido un cruz y grama
su reacción hubiera sido resolverlo.

Ud. cometió un error al decirme
que venía de otra vida…
Ud. debiera haber dicho que era
Buda.
Mi versión hubiera sido parecida a las demás
su reacción hubiera aullentado al espíritu.

Ud. cometió un error al decirme
que descendía del magma…
Ud. debería haber dicho que era
Satanás.


Amor a solas

Trasvasijar este amor, trasvasijarlo u olvidarlo en el vacío
O mejor llorarte muerto, así lejano y perdido
Te diluyes en el día
Más de noche, ay la noche
Tu amiga, mi enemiga, víctima soy
De tu recuerdo que castiga
infame es amar así
Tu corazon en el mío
Y el mío sin rumbo fijo
Pues su espacio ha cedido
Y te amo así en silencio
Tiernamente
Y mejor te lloro muerto
Que presente, pero ausente.

Wood (desde algún bosque, quizás desde el mar, en alguna parte.)


Labios Violeta

Perla marfil y profunda
agua salina y mar inquieto
delicada flor de las alturas
lluvia fina y argentina
mirada misteriosa y perturbadora

Pequeña criatura de luz
hermosa ave de la noche
habitante perpetuo de mi corazón
refugio para mi otoño,
sombra de mi vicio color sangre

Caudal de llantos descarados
faro de mis pasos cansados
mirada perdida en ojos muertos
niña sorprendida, ojos del deseo

Besadora de amaneceres fríos
compañera de rojos atardeceres
caminante de callejuelas perdidas
de perdidos bares, de perdidos seres
el pez mas amado en mi río

Delgada y olorosa sustancia
cuajada de erotismo inocente
deliciosa fruta de lujuria
abrigo de inviernos inclementes
jugoso néctar, de intima  fragancia

Mujer prohibida, ninfa anhelada
tuyos serán mis susurros, tuyos mis labios
tuyas mis manos y mi alma desamparada
hasta el amargo momento del pronto adiós…
Cándida seductora, mujer alada…

Dante (desde el séptimo círculo)


Habanera

Cuando salí de la habana válgame dios
(la paloma, canción popular cubana)

cuando saliste de la habana
llevabas sueños y temores
y en un hatillo de negros
candombé y bongoes
caña de azúcar
habana vieja
y un montón de memorias
envuelta en algodones

¿qué buscabas
del otro lado de los mares?

quizás mejores amores
quizás mejores amantes
quizás soplos de vida
quizás nuevas ilusiones

¿y qué encontraste?

calles vacías y bolsillos rotos
condena sin regreso
nuevos grillos
y nuevos dictadores

encontraste pieza de alojados
hoteluchos de mala muerte
piojos y hospederías
borrachos y disidentes

encontraste mala compañía
faroles agotados
bocas malolientes
y besos gastados

cuando saliste de la habana
no era tropical la vereda
la noche era fría
no había playas con palmeras
había muerte y desamparo

válgame dios
por cuanto más quieras
no hay cómo
desandar lo andado.

Bernardo ( Desde el corazón de la ciudad)